Archivo por meses: junio 2014

Tipos de aislamiento para cámaras frigoríficas

hielo

En cuanto a la construcción de cámaras frigoríficas distinguimos, fundamentalmente, dos tipos: las que se diseñan de forma específica para un determinado lugar y aquellas que se componen con elementos prefabricados, siendo estas últimas más populares. Los sistemas de aislamiento térmico empleados dependerán, precisamente, de estos sistemas de construcción. Desde Igloo refrigeración queremos destacar en este post las principales pautas a seguir en la elección del aislamiento térmico más adecuado para las instalaciones frigoríficas.

En primer lugar, la elección del material aislante dependerá del espesor del panel sándwich y las pérdidas de calor que tendrán lugar en esta parte específica de las cámaras frigoríficas. Además, se deberá prestar especial atención a los sistemas de unión de juntas, puntos de especial incidencia en el proceso de aislamiento térmico. El principal beneficio de un adecuado sistema de aislamiento térmico en sistemas de refrigeración es el ahorro energético, siendo respetuosos con el medio ambiente y reduciendo de forma considerable las facturas por consumo energético.

Entre la gran diversidad de materiales aislantes disponibles destacamos el uso del poliuretano en alguna de sus variantes. Este material supone numerosas ventajas respecto a otros, como son:

  • Se trata de un elemento muy ligero lo que hace que su uso aporte más facilidades en cuanto a su instalación y traslados.
  • Presenta una mayor durabilidad, ya que es difícil deteriorar este material por golpes o aplastamiento. Realiza una gran función en cuanto a evitar la infiltración tanto de aire como de agua.

En el diseño de instalaciones refrigerantes a medida, la técnica más habitual es el poliuretano inyectado directamente sobre las paredes y suelos. De cualquier modo, hoy en día, lo más habitual es encontrar instalaciones que presentan panel de sándwich prefabricado, en estos casos el aislante se proyecta durante su construcción en la fábrica, en forma de espuma de poliuretano. En este tipo de instalaciones la parte más pesada y, por lo tanto con más dificultades en la aplicación del aislamiento térmico es la solera. De cualquier modo, la instalación de puertas con rotura de puente térmico y ajuste al panel frigorífico hace que estas instalaciones cada vez sean más eficientes en cuanto al aislamiento térmico.

Share

Mantenimiento de condensadores en instalaciones refrigerantes

mantenimiento

Un óptimo mantenimiento de los condensadores que se emplean en las instalaciones frigoríficas o refrigerantes, puede suponer una sustancial mejora del rendimiento de estos aparatos a medio o largo plazo. Dentro de las tareas de mantenimiento de estos condensadores, un factor a tener en cuenta es la importancia de realizar una limpieza adecuada de la superficie de intercambio, del lado del aire o del agua. Además, estas piezas también presentan cierta dependencia a una correcta limpieza de la superficie de intercambio por el  lado del fluido refrigerante.

La limpieza de estos condensadores será fundamental para su correcto funcionamiento, del mismo modo, que será esencial eliminar residuos de aceite o gases no condensables del circuito del aparato. El uso de aceite o elementos de lubricación supone que el mismo se acumule en algunas de las piezas del condensador, pudiendo alterar su correcto funcionamiento. Dichos excesos de aceite deberán ser eliminados para evitar problemas en el óptimo desarrollo del trabajo de estos condensadores. Aunque también, es cierto que existen compresores no lubricados que no presentan este tipo de problemática. Por otro lado, los compresores de tornillo, deberán incluir diferentes elementos como separadores de aceite o purgadores.

En cuanto a los gases no condensables pueden ser fácilmente eliminados del circuito de un condensador, mediante purgadores de aire. Ese agente refrigerante suele acumularse en botellas de almacenamiento, pues podrá ser reutilizado posteriormente. En caso de que se trate de alguna sustancia que no deba reutilizarse, habrá que contactar con la empresa que lo suministra para que gestione el reciclado del mismo.

En Igloo refrigeración sabemos la importancia que tiene realizar unas adecuadas labores de mantenimiento de los condensadores de cualquier sistema frigorífico. De hecho, mantener en buen estado los circuitos de condensación puede prolongar, sustancialmente, la vida de la cámara frigorífica. También, se deberá atender especialmente a los diferentes filtros que contienen estos aparatos. Conviene revisar de forma periódica si el condensador presenta algún tipo de daño en su envolvente o algún tipo de filtración. Cuando sea necesario, los condensadores deberán ser sustituidos para que no alteren el funcionamiento de la cámara frigorífica. En cualquier caso, para las tareas de mantenimiento no se deberán perder de vista las indicaciones específicas determinadas por el fabricante de esta pieza.

Share

El amoniaco como gas refrigerante

sustancias peligrosas

El amoniaco es un elemento ampliamente empleado como gas refrigerante en instalaciones frigoríficas y de enfriamiento, conocido en este sector como gas R-717. Se trata de un producto que presenta un importante riesgo para la salud de las personas que lo manipulan, pues es altamente tóxico, por lo que es fundamental atender siempre a las medidas de seguridad adecuadas para no sufrir ningún tipo de problema. Por lo demás, este material presenta numerosos beneficios en su uso en instalaciones de refrigeración.

Aunque su empleo había disminuido, notablemente, por los riesgos para la salud de las personas que lo manipulan, lo cierto es que desde que entró en vigor el nuevo impuesto sobre gases fluorados de efecto invernadero, que no afecta a este elemento, está experimentando un crecimiento exponencial. Este nuevo gravamen ha supuesto un importante incremento en los costes por mantenimiento de las instalaciones frigoríficas o de refrigeración.

Desde Igloo Refrigeración queremos poner en valor las ventajas de la utilización del amoniaco como gas refrigerante, siempre que se realice de forma adecuada:

  • Presenta unas óptimas condiciones para la transferencia de bajas temperaturas, por lo que es el elemento perfecto para mantener refrigerados aquellos productos o mecanismos que nos interesan durante mayores períodos de tiempo.
  • El amoniaco no supone una amenaza para el medio ambiente pues no es un agente contaminante, las plantas lo consumen fácilmente eliminándolo del ambiente.
  • Se consolida como un elemento altamente biodegradable, lo que lo sitúa por encima de otros productos más contaminantes y perjudiciales para nuestro entorno natural.

De cualquier modo, el hecho de que el amoniaco es altamente tóxico no es algo banal, sino que supone un riesgo real para la salud de aquellas personas que lo manipulan. Por ello, como empresa especializada en sistemas de refrigeración queremos remarcar la importancia de tener en cuenta las medidas de precaución necesarias. En este sentido conviene llevar a cabo unas labores adecuadas de mantenimiento de las instalaciones, así como atender a las medidas de prevención de riesgos laborales para dichas tareas. De este modo evitaremos fugas, averías o problemas derivados del uso de este gas, que podrían tener consecuencias negativas para los trabajadores.

Share