Archivo por meses: septiembre 2014

¿Por qué es necesario hacer vacío?

manómetro

De manera ineludible, siempre que concluye el montaje de una instalación frigorífica es necesario llevar a cabo la función de vacío. Que también será necesaria después de realizar cualquier trabajo de mantenimiento que conlleve un contacto entre el interior de la instalación y el aire exterior. Podemos explicar la tarea de hacer vacío como la extracción del interior de la instalación tanto del aire como de la humedad. La humedad resultante proviene del aire que se encuentra almacenado dentro de la instalación, así como de aquellos componentes propios de la instalación que durante el proceso de transporte, almacenaje y montaje hayan sufrido algún tipo de hidratación.

Desde AACORE REFRIGERATION queremos poner en valor los motivos por los que es esencial realizar la función de vacío en las instalaciones frigoríficas:

  • El aire se acumula en el condensador, pero no se trata de un gas condensable, por lo que puede suponer un aumento en la presión de condensación que puede desencadenar una disminución importante del rendimiento del compresor.
  • La humedad supone riesgo de formación de hielo que pueden taponar las zonas frías.
  • Además, la humedad supone riesgo de aparición de corrosión en el interior de la instalación.
  • La humedad puede dañar el refrigerante o aceite en cuyo caso se formarán ácidos corrosivos.

En cuanto al equipo necesario para realizar las tareas de vacío de la instalación frigorífica podemos destacar los siguientes elementos:

  • Vacuómetro: Es la herramienta fundamental, ya que mide con gran precisión las presiones inferiores a la presión atmosférica, vacío.
  • Juego de mangueras para conectar a la instalación: Evidentemente, los racores deberán ser compatibles con los que presenta la instalación frigorífica.
  • Bomba de vacío de servicio frigorista: El tamaño de la misma dependerá del tipo de instalación frigorífica con la que trabajemos.

Este sencillo procedimiento de vacío favorece la posibilidad de alargar la vida útil de los elementos que componen la instalación frigorífica. Además, previene la formación de hielo en el interior de la instalación, que podría ocasionar problemas o tapones. El hielo que se acumula en zonas de especial relevancia para la creación de frío, supondrá un descenso importante en el rendimiento de los aparatos de refrigeración.

Share

CO2 como refrigerante

cambio climático

El refrigerante CO2, técnicamente conocido como gas R744, se erige como alternativa en el mercado de la refrigeración industrial y comercial, dada su gran versatilidad. Además se trata de un producto que se encuentra en la naturaleza en un porcentaje cercano al 0,04%. Este fluido en estado gaseoso no es inflamable ni tóxico, precisamente por estas cualidades el CO2  se está posicionando como una gran alternativa de refrigeración.

Desde Igloo Refrigeración queremos destacar que el uso del gas refrigerante CO2 comenzó a emplearse en el año 1850, cuando Alexander Twining lo empleo en el desarrollo de una nueva patente. Más tarde, Thaddeus S. C. Lowe, experimentó con las posibilidades de este gas para su empleo en globos de uso militar. Precisamente, Lowe ingenió una máquina de hielo en 1867 que usaba como refrigerante el CO2. A partir de entonces, el uso de este gas refrigerante se popularizó, incrementándose notablemente su uso hasta 1920. El éxito de este componente para su empleo en refrigeración se entiende desde el punto de vista de los bajos costes que suponía la obtención del CO2. Sin embargo, su uso comenzó a caer, hasta llegar casi a desaparecer del mercado sobre 1690.

En cualquier caso, la preocupación latente de la población por la conservación del medio ambiente hace que nos replanteemos de nuevo su utilización. Se han realizado pruebas en laboratorios y plantas industriales obteniendo grandes resultados, por lo que su uso se está extendiendo con plena seguridad en el sector de la refrigeración. Actualmente, el CO2 se utiliza indistintamente, tanto en pequeñas como en grandes instalaciones de refrigeración. Las características de este gas son muy adecuadas para el sector, ya que las presiones y temperaturas necesarias para la refrigeración pueden obtenerse de forma más económica. Algunas instalaciones de tamaño mediano, como los que podemos encontrar en los supermercados emplean CO2 como refrigerante.

En definitiva este gas se presenta como una gran alternativa de futuro al ser más respetuoso con el medio ambiente. El uso del CO2  en instalaciones frigoríficas no daña la capa de ozono. Consecuentemente, contribuye a reducir el cambio climático, siendo más eficiente energéticamente hablando. Factor de gran importancia, pues la función de refrigeración puede suponer más de la mitad del consumo energético total que se realiza en un supermercado.

Share

Mantenimiento de cámaras frigoríficas

mantenimiento

Las tareas de mantenimiento son de gran relevancia para el correcto funcionamiento de los equipos frigoríficos. Dichas labores son indispensables para conseguir unas condiciones de salubridad adecuadas, así como mejorar la durabilidad de las cámaras frigoríficas. Desde Igloo Refrigeración queremos destacar una serie de elementos clave que deben ser objeto de una revisión más exhaustiva:

  • Paneles frigoríficos
  • Puertas frigoríficas
  • Válvulas equilibradoras de presión
  • Aislamiento de pavimentos

De manera general, los paneles frigoríficos cuentan con un revestimiento de pintura. Dada que la principal función de las cámaras frigoríficas es almacenar alimentos, debe llevarse a cabo una higiene adecuada de estos elementos que permita garantizar la calidad alimentaria. Evidentemente, es necesario tener en cuenta los componentes específicos que contiene el producto de limpieza que se vaya a utilizar.  Esto es así ya que un producto demasiado agresivo podría dañar el revestimiento del panel frigorífico, pero además el producto de limpieza seleccionado podría no ser compatible con la normativa sanitaria para el sector de la alimentación. Por otro lado, conviene tener en cuenta que no es recomendable el uso de agua en cámaras de congelación, ya que podrían crearse capas de hielo. En cualquier caso, si se observa cierto deterioro de los paneles frigoríficos será indispensable repararlos lo antes posible.

En cuanto al aislamiento del suelo es necesario verificar el sistema de ventilación, así como el flujo natural de ventilación, que permite evitar rasgaduras en la solera frigorífica. También, será vital cotejar el funcionamiento correcto de las resistencias eléctricas o la adecuada circulación de los fluidos. Finalmente, es recomendable instalar algún sistema de alarma por riesgo de congelación.

Las válvulas de presión pueden ser mecánicas o hidráulicas, en cualquier caso habrá que revisar el estado de las mismas. En el caso de las válvulas de presión mecánica se deberá atender al estado de las persianas. Por su parte, las válvulas de presión hidráulica requieren que se revise el nivel de líquido, así como la ausencia de obstrucción en el rebosadero.

En cuanto al estado de las puertas frigoríficas se deberá atender a diferentes aspectos:

  • Es importante mantener engrasados los cierres y herrajes de las mismas, pero también del correcto funcionamiento de los sistemas de seguridad.
  • Examinar el correcto funcionamiento de las manetas de la puerta, tanto exterior como interior. De este modo se evitara que alguna persona pueda quedar atrapada en el interior de la cámara frigorífica.
  • Revisar los burletes de las puertas, sustituyéndolas al menor indicio de rotura o falta de ajuste.
  • Asegurarse de que el revestimiento de la puerta no presenta mal estado.
  • Verificar el correcto funcionamiento de los sistemas de seguridad para detectar personas u objetos.
Share