Ahorro energético y económico en los sistemas de refrigeración

sistemas refrigeracion

Según los datos que maneja el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE), el 26% del gasto energético que se produce en España tiene lugar en los hogares. El IDAE atribuye gran parte de ese gasto al periodo de ‘stand by’, en el que los electrodomésticos no están en funcionamiento pero tampoco apagados. Los fabricantes de electrodomésticos cada vez buscan desarrollar fórmulas que permitan a los clientes equiparse con sistemas eficaces y que, paralelamente, posibiliten incrementar el ahorro energético en los hogares y empresas. En esta línea, precisamente, trabajamos en Igloo Refrigeración. Al reemplazar sistemas de refrigeración antiguos por los nuevos equipos frigoríficos Inverter se llega a  conseguir una reducción del consumo por encima del 40% (e incluso, en ocasiones, del 60%).

Factores importantes para el ahorro energético

En este aspecto es trascendental utilizar materiales de baja conductividad térmica poco propensos al envejecimiento. Por regla general, los compresores de pistón consumen más energía, aunque esto depende de la aplicación y emplazamiento. Una clave en el proceso es la adecuación de la demanda, ya que producir determinada cantidad de frío en un periodo de tiempo corto puede redundar en mayor gasto que hacerlo en un periodo más prolongado.

En el apartado de la refrigeración doméstica y de hostelería comercial, hay bastantes posibilidades de mejora energética optimizando las cualidades físicas de los elementos aislantes.  Asimismo, se hace necesaria una mejora de los diseños mecánicos, eléctricos (en los motores de aplicación, empleo de condensadores eléctricos…) y electrónicos.

En todo lo que respecta a la refrigeración comercial e industrial la base es el cumplimento de las normas de buen uso de las instalaciones frigoríficas (evitar acumulación de hielo en baterías, cerrar las puertas de las cámaras…).

Renovarse o morir

Apostar por el reemplazo de sistemas más arcaicos por soluciones modernas puede suponer una gran diferencia en términos de gasto. En este sentido, nosotros disponemos de ejemplos prácticos que muestran las ventajas de modernizar los sistemas de refrigeración.

En una pequeña superficie de venta de alimentación de unos 150 m2, equipada con 2 cámaras frigoríficas de conservación, una vitrina para carnicería de 6.5m, un mural refrigerado para lácteos de 5,0m de longitud y otro para frutas de 2.0m se reemplazó un sistema de refrigeración tradicional por una unidad condensadora invertir. Sin hacer ningún cambio en el mobiliario, el gasto (en lo que respecta al consumo energético) pasó de superar holgadamente los 15.600 euros a situarse en el entorno de los 8.817. Esto supone más de un 43% de ahorro en el gasto sin que mediara cambio alguno en las condiciones del contrato con la compañía eléctrica.

Si visitas nuestra web podrás comprobar que nosotros somos tu mejor aliado, tanto si quieres instalar sistemas de refrigeración como renovar y modernizar tus antiguos equipos. Podemos ofrecerte un asesoramiento completo y personalizado para que te hagas con soluciones plenamente adaptadas a tus necesidades.

Si te gustó, compártelo!!
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *