Archivo de la categoría: General

¿Por qué es necesario hacer vacío?

manómetro

De manera ineludible, siempre que concluye el montaje de una instalación frigorífica es necesario llevar a cabo la función de vacío. Que también será necesaria después de realizar cualquier trabajo de mantenimiento que conlleve un contacto entre el interior de la instalación y el aire exterior. Podemos explicar la tarea de hacer vacío como la extracción del interior de la instalación tanto del aire como de la humedad. La humedad resultante proviene del aire que se encuentra almacenado dentro de la instalación, así como de aquellos componentes propios de la instalación que durante el proceso de transporte, almacenaje y montaje hayan sufrido algún tipo de hidratación.

Desde AACORE REFRIGERATION queremos poner en valor los motivos por los que es esencial realizar la función de vacío en las instalaciones frigoríficas:

  • El aire se acumula en el condensador, pero no se trata de un gas condensable, por lo que puede suponer un aumento en la presión de condensación que puede desencadenar una disminución importante del rendimiento del compresor.
  • La humedad supone riesgo de formación de hielo que pueden taponar las zonas frías.
  • Además, la humedad supone riesgo de aparición de corrosión en el interior de la instalación.
  • La humedad puede dañar el refrigerante o aceite en cuyo caso se formarán ácidos corrosivos.

En cuanto al equipo necesario para realizar las tareas de vacío de la instalación frigorífica podemos destacar los siguientes elementos:

  • Vacuómetro: Es la herramienta fundamental, ya que mide con gran precisión las presiones inferiores a la presión atmosférica, vacío.
  • Juego de mangueras para conectar a la instalación: Evidentemente, los racores deberán ser compatibles con los que presenta la instalación frigorífica.
  • Bomba de vacío de servicio frigorista: El tamaño de la misma dependerá del tipo de instalación frigorífica con la que trabajemos.

Este sencillo procedimiento de vacío favorece la posibilidad de alargar la vida útil de los elementos que componen la instalación frigorífica. Además, previene la formación de hielo en el interior de la instalación, que podría ocasionar problemas o tapones. El hielo que se acumula en zonas de especial relevancia para la creación de frío, supondrá un descenso importante en el rendimiento de los aparatos de refrigeración.

Share

Beneficios del poliuretano en cámaras frigoríficas

 

beneficios poliuretanoEl poliuretano es un material adecuado para cualquier proceso de aislamiento térmico, ya que presenta una gran versatilidad y otras propiedades adecuadas como: resistencia, durabilidad y comodidad. Precisamente, por todas estas ventajas es un material ampliamente empleado en la fabricación de objetos cotidianos como el coche o unas zapatillas de deporte. Desde Igloo Refrigeración te presentamos las razones fundamentales por las que es tan importante un proceso adecuado de aislamiento térmico:

  1. Permite mantener las temperaturas del interior de la cámara frigorífica durante más tiempo. Esto se consigue con la construcción de una barrera que impide las fugas caloríficas en los cerramientos de la cámara.
  2. Reduce el consumo energético, lo que se traduce en un importante ahorro económico.
  3. Mediante este procedimiento se realiza un consumo responsable, respetuoso con el medio ambiente. Favoreciendo la lucha contra el cambio climático y asegurando el suministro energético.

En cuanto al aislamiento térmico que se realiza en cámaras frigoríficas se lleva a cabo mediante la instalación de un panel sándwich de poliuretano. El poliuretano como espuma rígida se une a dos capas de chapa externas que generalmente se fabrican con acero, aluminio o poliéster. Durante la fabricación de este panel sándwich, la espuma de poliuretano se expande, pegándose completamente a las paredes que lo cubren, sin necesidad de ningún tipo de adhesivo.

Entre los beneficios del poliuretano como elemento aislante destacamos:

  • Durabilidad: Se conserva en unas condiciones óptimas durante más tiempo, prolongando sus beneficios respecto al consumo energético y la conservación del medio ambiente durante toda su vida útil.
  • Versatilidad: Puede presentar gran diversidad de formas, siendo un material con un grado elevado de adaptabilidad.
  • Bajo impacto medioambiental: Las prestaciones de este material permiten que a lo largo de su vida útil, como elemento de aislamiento térmico, se consiga un ahorro cien veces superior a la energía que fue necesaria para su fabricación.
  • Coste: El poliuretano presenta un elevado rendimiento térmico, pesa poco, supone una baja permeabilidad y es realmente fácil de instalar. Por todo ello su precio es más asequible que el de otros materiales para el aislamiento. Aunque en un primer momento pueda resultar más caro, lo cierto es que a lo largo de su ciclo de vida se amortizará, sin duda, la inversión que supone.
  • Comportamiento en un incendio: Realmente hablamos de un material catalogado como combustible. Sin embargo, cuando se caliente no gotea, contribuyendo a resistir ante el avance de un incendio.
  • Estanqueidad del aire: Prácticamente, no permite el paso de vapor de agua por lo que se convierte en un elemento adecuado para conseguir el factor de estanqueidad en los cerramientos que lo emplean.
Share

Sistemas de enfriamiento en instalaciones frigoríficas

cámaras frigoríficas

A la hora de colocar un equipo frigorífico en cualquier instalación se deben tener en cuenta numerosos aspectos sobre la construcción que los albergará y las condiciones del lugar donde se instalarán, de este modo garantizamos el óptimo rendimiento de estos equipos frigoríficos. Desde Igloo Refrigeración queremos destacar los siguientes factores que se deberán valorar, de forma previa a la instalación del equipo frigorífico:

  • La estructura del edificio
  • Qué tipo de aislamiento térmico se emplea en la construcción
  • Datos meteorológicos del lugar donde se emplazan las instalaciones
  • Temperaturas necesarias para mantener los productos en condiciones óptimas
  • Qué tipo de manipulación de mercancías se va a realizar

En cuanto a la diversidad de sistemas de enfriamiento, se pueden clasificar en función de los objetivos y necesidades que presente cada instalación frigorífica. Atendiendo a datos como:

  • El balance frigorífico necesario diario. Se trata del cálculo que se obtiene mediante la suma de los balances individuales relativos a diferentes parámetros en función de las entradas de calor que tienen lugar a través de los cerramientos de las instalaciones, las que se producen por la filtración de aire cuando se produce la apertura de las puertas, así como otras cuestiones térmicas relacionadas con sistemas de ventilación, manipulación, iluminación, entre muchas otras. En definitiva, estudiar todos los factores que pueden influir a nivel térmico para alcanzar y mantener la temperatura deseada en el interior de la instalación frigorífica o lo que es lo mismo, la temperatura que garantiza la correcta conservación de los productos que la cámara alberga en su interior.
  • La potencia frigorífica que será necesaria. Este parámetro expresado en kW se establece en función de la relación entre el balance idóneo diario y el número de horas que la instalación frigorífica está en funcionamiento cada día. El tiempo de funcionamiento dependerá de cuestiones como el tiempo necesario para que los equipos frigoríficos alcancen las temperaturas deseadas. También, será necesario valorar los consumos que se producen por la acción de parada e inicio de la actividad que realiza la máquina frigorífica.
  • El tipo de fluido frigorígeno que se elegirá o las necesidades específicas de refrigeración. Para la elección de estos agentes se deberá tener en cuenta el Protocolo de Montreal, que prohíbe el uso de ciertos fluidos, implantando en su sustitución otros fluidos como: HFC 134a, HCFC22, HCFC 125, R-717 o amoníaco.
Share

Cómo proteger una cámara frigorífica de un incendio

riesgo de incendio

El riesgo de que se produzca un incendio en una cámara frigorífica es real. Puede suceder y, por ello, los costes de un seguro que proteja nuestras instalaciones en estos casos es muy elevado. Aunque también es cierto que estos elevados precios favorecen que se realice un control más exhaustivo de prevención de riesgos, extremando al máximo las medidas de seguridad.

Existen diferentes puntos de control a tener en cuenta para prevenir un posible incendio, del mismo modo que es necesario elaborar un estudio para cuantificar los riesgos. Una de las principales cuestiones está relacionada con la construcción de cámaras frigoríficas. Hay que atender al tipo de materiales que se emplean en todos los elementos que constituyen el espacio refrigerado: techo, suelos, paramentos verticales, etc. También habrá que prestar atención al tipo de soportes que encontramos en el interior, si sustentan la construcción o si se han habilitado estanterías o mobiliario similar que pueda ocasionar daños mayores, por ejemplo en caso de derrumbe.

La localización de la cámara frigorífica también tiene cierta importancia, deberá valorarse si existe riesgo de que se desate un incendio tanto en algún piso inferior o superior o en alguna de las estancias colindantes. Algunos elementos como las puertas de la cámara de refrigeración pueden presentar algún sistema de cortafuego que ayude a minimizar los riesgos en caso de incendio y facilitar las tareas de extinción del mismo.

Uno de los mayores riesgos en la propagación de un incendio es que el fuego alcance la zona de máquinas, por lo que deben extremarse las precauciones contra los incendios en lo que a aparatos de refrigeración se refiere.

Otros elementos de control hacen referencia al tipo de vigilancia que puede llevarse a cabo en las cámaras frigoríficas, el número de personal que tiene acceso a la zona de refrigeración y el uso que se hace de las cámaras. Otro factor importante es establecer si el espacio almacena productos de diferente índole o si, por el contrario, se encarga de albergar siempre productos similares. Desde Igloo Refrigeración te recomendamos mantener tus instalaciones frigoríficas en el mejor estado posible, es importante retirar todos los desperdicios, de la misma manera que mantener el espacio limpio y ordenado. Con estos sencillos pasos tendremos unas instalaciones seguras y eficientes.

Share

Aislamiento térmico para pavimentos de cámaras frigoríficas

aislamiento térmico cámaras frigoríficas

Sin ninguna duda, un adecuado sistema de aislamiento térmico es fundamental para mejorar el rendimiento de una cámara frigorífica. Además, contribuye a realizar un consumo más respetuoso con el medio ambiente, alcanzando los objetivos deseados de eficiencia energética. Estas técnicas de aislamiento son igualmente válidas para cámaras de refrigeración o congelación.

En cualquier caso, no todas las cámaras frigoríficas de refrigeración incluirán elementos de aislamiento térmico en su suelo, pues las pérdidas térmicas en cámaras de temperatura positiva son realmente bajas. Por lo que los costes que suponen la instalación y adquisición de un buen sistema de aislamiento térmico hacen que dicha instalación pueda no ser rentable.

Las cámaras de congelación, deben incluir estos aislamientos de forma obligatoria, minimizando en gran medida los costes. Debemos tener en cuenta que cada vez que se abre una cámara de congelación sufre un importante impacto ante la diferencia de temperatura que hay entre el interior y el exterior de la misma. En los casos en los que el sistema de aislamiento no sea eficiente podría formarse hielo en la solera de la cámara, deteriorando incluso alguno de los componentes de la cámara. La reparación de estos componentes o de la cámara en sí misma, ya supondría un coste importante, pero además podrían darse fugas térmicas de consideración, que se traducirían en un importante incremento en la factura energética.

El método más popular para conseguir un óptimo aislamiento térmico del pavimento de una cámara frigorífica es instalar panales sándwich, con algún material aislante como el poliuretano en la parte central. De cualquier modo, los acabados del suelo de una cámara frigorífica dependerán del uso que vaya a realizarse de la misma. Por ejemplo, si se emplean sistemas de carga mecánica, es decir, mediante sistemas como carretillas elevadoras, deberemos elegir algún material que presente mayor resistencia y durabilidad.

Desde Igloo Refrigeración queremos enfatizar sobre la necesidad de aplicar sistemas de aislamiento térmico en el interior de las cámaras de refrigeración. Un aislamiento eficiente aumenta la resistencia al vapor y a la humedad en el interior de la cámara. Uno de sus principales beneficios es un descenso acusado en cuanto a la aparición de problemas de condensación.

Share

Tipos de aislamiento para cámaras frigoríficas

hielo

En cuanto a la construcción de cámaras frigoríficas distinguimos, fundamentalmente, dos tipos: las que se diseñan de forma específica para un determinado lugar y aquellas que se componen con elementos prefabricados, siendo estas últimas más populares. Los sistemas de aislamiento térmico empleados dependerán, precisamente, de estos sistemas de construcción. Desde Igloo refrigeración queremos destacar en este post las principales pautas a seguir en la elección del aislamiento térmico más adecuado para las instalaciones frigoríficas.

En primer lugar, la elección del material aislante dependerá del espesor del panel sándwich y las pérdidas de calor que tendrán lugar en esta parte específica de las cámaras frigoríficas. Además, se deberá prestar especial atención a los sistemas de unión de juntas, puntos de especial incidencia en el proceso de aislamiento térmico. El principal beneficio de un adecuado sistema de aislamiento térmico en sistemas de refrigeración es el ahorro energético, siendo respetuosos con el medio ambiente y reduciendo de forma considerable las facturas por consumo energético.

Entre la gran diversidad de materiales aislantes disponibles destacamos el uso del poliuretano en alguna de sus variantes. Este material supone numerosas ventajas respecto a otros, como son:

  • Se trata de un elemento muy ligero lo que hace que su uso aporte más facilidades en cuanto a su instalación y traslados.
  • Presenta una mayor durabilidad, ya que es difícil deteriorar este material por golpes o aplastamiento. Realiza una gran función en cuanto a evitar la infiltración tanto de aire como de agua.

En el diseño de instalaciones refrigerantes a medida, la técnica más habitual es el poliuretano inyectado directamente sobre las paredes y suelos. De cualquier modo, hoy en día, lo más habitual es encontrar instalaciones que presentan panel de sándwich prefabricado, en estos casos el aislante se proyecta durante su construcción en la fábrica, en forma de espuma de poliuretano. En este tipo de instalaciones la parte más pesada y, por lo tanto con más dificultades en la aplicación del aislamiento térmico es la solera. De cualquier modo, la instalación de puertas con rotura de puente térmico y ajuste al panel frigorífico hace que estas instalaciones cada vez sean más eficientes en cuanto al aislamiento térmico.

Share

Sustitutos del refrigerante R22

refrigerante r22

En el anterior post de nuestro blog, explicamos los reglamentos fijados por la Unión Europea relativos a la desaparición del refrigerante R22, el más utilizado hasta la década de los ochenta en los equipos de refrigeración. Con la firma del Protocolo de Montreal en 1987, la comunidad internacional tomó conciencia de la importancia de eliminar los agentes perjudiciales para la capa de ozono, entre los que se encuentra el clorodifluorometano, nombre científico de este gas. Para cumplir con los plazos estipulados para dejar de utilizar este compuesto (31 de diciembre de 2014), los usuarios pueden elegir entre rediseñar el equipo o efectuar una reconversión a un refrigerante sustituto del R22.

En general, la alternativa menos dañina para el medio ambiente y más rentable es reformar la instalación y utilizar los gases que ejercen la misma función que el R22 sin amenazar la estabilidad de la capa de ozono. El R407C, el R410A y el R134a son los sustitutos más empleados en la actualidad en los equipos de refrigeración. Entre sus características primordiales, destaca que no son perjudiciales para la estratosfera, la principal desventaja del R22. Asimismo, provocan un efecto invernadero mínimo, por lo que son mucho más sostenibles que su predecesor. Otro aspecto a favor de estos gases es que no son tóxicos ni inflamables.

Por otro lado, en condiciones normales de temperatura y presión, son estables. Y son eficientes desde el punto de vista energético. Desde el 1 de enero de 2010, está prohibido importar, producir, vender y utilizar R22 puro, tal y como establece el Reglamento 1005/2009 dictado por la Unión Europea. No obstante, se permitirá el uso de este refrigerante hasta el año 2015.

Con los gases sustitutos del R22, las autoridades europeas pretenden que la transición hacia equipos más eficientes y que no utilicen refrigerantes contaminantes se realice de la forma más sencilla posible. En Igloo Refrigeración aconsejamos a nuestros clientes que tengan en cuenta esta normativa y acudan a profesionales especializados en este sector para que revisen el funcionamiento de sus equipos de refrigeración. Porque es responsabilidad de todos contribuir a la protección del medio ambiente.

Share

La prohibición del refrigerante R22

refrigerante r22

Hasta 1980, el refrigerante R22 era el más utilizado en los equipos de refrigeración y aire acondicionado. Se trata de un compuesto del grupo de los hidroclorofluorocarbonos (HCFC), es decir, un agente que daña la capa de ozono. Ante la grave amenaza que suponen sustancias como ésta para el medio ambiente, la Unión Europea promulgó el Reglamento 1005/2009 sobre estos compuestos nocivos para el entorno natural. La legislación establece dos categorías para los gases según los perjuicios que provocan. Por un lado, están los gases, como los hidroclorofluorocarbonos, que deterioran la capa de ozono. Por otro parte, están los causantes del efecto invernadero.

Así las cosas, el Parlamento Europeo ha fijado un calendario para llevar a cabo la eliminación total del refrigerante R22. El horizonte temporal que se ha establecido para lograr este objetivo es el año 2015. De este modo, puede seguir utilizándose esta sustancia hasta finales de 2014, pero tiene que estar reciclado. Y, además, sólo puede emplearse para la recarga y el mantenimiento de equipos. No obstante, el R22 cada vez escasea más y su precio es, por tanto, más elevado.

Para controlar la progresiva desaparición del R22, las autoridades europeas han dictado una serie de medidas. Los usuarios que dispongan de equipos alimentados por este refrigerante tienen que estar debidamente etiquetados. Además, es necesario llevar un registro de gases en los aparatos de aire acondicionado, frigoríficos, sistemas de protección contra incendios, etcétera, que contengan tres o más kilos de gases. Respecto a la recuperación, es imprescindible que durante los trabajos de mantenimiento no se pierdan estos gases.

Según la carga de gas que presenten, los equipos deberán someterse a un control de fugas de forma periódica. Si tienen entre tres y 30 kilos, la revisión tendrá que hacerse una vez al año. Si la carga es de entre 30 y 300 kilos, será de frecuencia semestral. Y, si excede los 300 kilos, trimestral. En Igloo Refrigeración queremos recordar a los usuarios que, a partir del 31 de diciembre del próximo año, podrán seguir utilizando equipos que contengan R22, pero no podrán recargarlos con ese refrigerante dañino para el medio ambiente.

Share

Cómo funciona una máquina fabricadora de hielo

maquinas fabricadoras de hielo

Las máquinas fabricadoras de hielo son equipos imprescindibles en diversos sectores, en especial, en la hostelería. Los negocios que precisan de elevadas cantidades de agua congelada tienen que recurrir a este tipo de dispositivos para asegurar su abastecimiento. Para dar respuesta a estas necesidades, en Igloo Refrigeración contamos con varios modelos de dispositivos para producir hielo. Se trata de máquinas con un alto rendimiento, capaces de generar esta materia prima en los volúmenes requeridos.

Los mecanismos son diferentes en función de la clase de hielo que produzcan. Aunque lo más habitual es crear hielo en cubitos, también hay máquinas fabricadoras de hielo en escamas, en placas, en tubos, fundente, etcétera. Y es que los distintos tipos de negocios precisan variedades diferentes. Por ejemplo, los cubitos son muy utilizados en bares y restaurantes, mientras que el hielo en escamas se asocia, normalmente, a la industria pesquera. Asimismo, esta tipología se encuadra en dos grandes grupos: hielo seco y húmedo. El primero se caracteriza porque se produce a partir de una operación de desprendimiento mecánico del hielo de una superficie de enfriamiento.

Por su parte, el hielo húmedo suele fabricarse con máquinas cuyo funcionamiento se basa en el descarchado para desprender esta materia. Este proceso derrite el hielo que está en contacto con la superficie de enfriamiento de forma parcial. A no ser que la temperatura baje de los cero grados centígrados, las superficies permanecen húmedas. El funcionamiento habitual de las máquinas fabricadoras de hielo consiste, en primer lugar, en el llenado del depósito de agua.

Es importante asegurarse de que el nivel de agua no supere el nivel del colector de hielo. Además, la mayoría de los modelos ofrecen la posibilidad de seleccionar el tamaño del hielo. El proceso de fabricación se inicia con el bombeo del agua desde el depósito hasta el evaporador, donde comienza a formarse el hielo.

Después, el recipiente que contiene el agua se inclina, lo que provoca que el hielo se desprenda. El depósito vuelve entonces a su posición inicial y, en ese momento, los trozos de agua congelada caen en la bandeja. Una proceso sencillo y rápido que permite a nuestros clientes contar con un abastecimiento de hielo constante.

Share

Claves para optimizar una cámara frigorífica de conservación

camaras frigorificas de conservacion

Una cámara frigorífica de conservación puede tener una larga vida útil si se le aplican las medidas de mantenimiento y utilización adecuadas. No basta con tener un equipamiento de calidad, hay que cuidarlo correctamente para optimizar al máximo su rendimiento. Como especialistas en frío industrial, en Igloo Refrigeración vamos a ofrecer una serie de pautas en este post para que los usuarios consigan el buen funcionamiento de su cámara.

Mantener la cadena de frío es fundamental para evitar que los agentes patógenos proliferen en los alimentos que hay que conservar. Para impedir el crecimiento de estos microorganismos es necesario tener en cuenta dos aspectos: el tiempo y la temperatura. Durante la fase de refrigeración, los productos deben mantenerse a una temperatura de entre dos y cinco grados centígrados. En ningún caso, deben  superar los ocho, ya que a partir de ahí los hongos y las bacterias empezarían a reproducirse.

Por otro lado, es vital controlar el tiempo que permanecen los alimentos dentro de las cámaras frigoríficas de conservación. No debe prolongarse el período máximo aconsejable para cada tipo de producto. Y es que la humedad es un factor que propicia el crecimiento de microorganismos. Por lo tanto, hay que evitar que encuentren una atmósfera favorable para multiplicarse. Un síntoma de la proliferación de agentes patógenos es el mal olor que desprenden algunos alimentos.

Por este motivo, las tareas de desodorización y desinfección se realizan, en muchas ocasiones, al mismo tiempo en estas cámaras. En la actualidad, uno de los sistemas más eficaces para llevar a cabo estas labores es el basado en la aplicación de ozono. Independientemente del método utilizado, estas instalaciones deben higienizarse siempre que queden vacías. Para que los alimentos se conserven en buenas condiciones también es imprescindible realizar las entradas y salidas de las cámaras lo más rápido posible.

Vigilar que el producto se encuentre a la temperatura adecuada a la hora de introducirlo en el recinto también es un factor relevante. Comprobar el estado de los alimentos con cierta periodicidad para retirar los que estén deteriorados contribuye a optimizar el funcionamiento de la cámara, así como almacenarlos de tal forma que el aire pueda circular libremente entre ellos.

Share