Claves para optimizar una cámara frigorífica de conservación

camaras frigorificas de conservacion

Una cámara frigorífica de conservación puede tener una larga vida útil si se le aplican las medidas de mantenimiento y utilización adecuadas. No basta con tener un equipamiento de calidad, hay que cuidarlo correctamente para optimizar al máximo su rendimiento. Como especialistas en frío industrial, en Igloo Refrigeración vamos a ofrecer una serie de pautas en este post para que los usuarios consigan el buen funcionamiento de su cámara.

Mantener la cadena de frío es fundamental para evitar que los agentes patógenos proliferen en los alimentos que hay que conservar. Para impedir el crecimiento de estos microorganismos es necesario tener en cuenta dos aspectos: el tiempo y la temperatura. Durante la fase de refrigeración, los productos deben mantenerse a una temperatura de entre dos y cinco grados centígrados. En ningún caso, deben  superar los ocho, ya que a partir de ahí los hongos y las bacterias empezarían a reproducirse.

Por otro lado, es vital controlar el tiempo que permanecen los alimentos dentro de las cámaras frigoríficas de conservación. No debe prolongarse el período máximo aconsejable para cada tipo de producto. Y es que la humedad es un factor que propicia el crecimiento de microorganismos. Por lo tanto, hay que evitar que encuentren una atmósfera favorable para multiplicarse. Un síntoma de la proliferación de agentes patógenos es el mal olor que desprenden algunos alimentos.

Por este motivo, las tareas de desodorización y desinfección se realizan, en muchas ocasiones, al mismo tiempo en estas cámaras. En la actualidad, uno de los sistemas más eficaces para llevar a cabo estas labores es el basado en la aplicación de ozono. Independientemente del método utilizado, estas instalaciones deben higienizarse siempre que queden vacías. Para que los alimentos se conserven en buenas condiciones también es imprescindible realizar las entradas y salidas de las cámaras lo más rápido posible.

Vigilar que el producto se encuentre a la temperatura adecuada a la hora de introducirlo en el recinto también es un factor relevante. Comprobar el estado de los alimentos con cierta periodicidad para retirar los que estén deteriorados contribuye a optimizar el funcionamiento de la cámara, así como almacenarlos de tal forma que el aire pueda circular libremente entre ellos.

Si te gustó, compártelo!!
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *