Cómo funciona una cámara frigorífica

camara frigorifica

Aunque a algunos les resultará chocante, una cámara frigorífica no enfría. El proceso por el que los alimentos se mantienen en óptimas condiciones se basa en la extracción de las calorías que contienen. O, lo que es lo mismo, el sistema de refrigeración saca la  energía convertida en calor que almacenan los productos introducidos en estos recintos. ¿Cómo lo hace? En Igloo Refrigeración se lo explicamos. La respuesta está en el evaporador, el dispositivo en el que se produce la transferencia de energía térmica desde los alimentos hacia el líquido refrigerante que se mueve por el interior del circuito.

Durante este proceso, el fluido pasa de estado líquido a gaseoso. Además del evaporador, un equipo de refrigeración instalado en una cámara incluye otros componentes. Es el caso del compresor de gas, que funciona gracias a la acción de un motor eléctrico. Se trata de una pieza fundamental para el funcionamiento del mecanismo, ya que es el que permite que todas las partes se accionen. Por otro lado, está el condensador, un intercambiador de calor que incorpora un caño en forma  ondulada.

Además, está la válvula de expansión. Todos estos elementos están conectados por un sistema de caños de cobre, que conforman un circuito cerrado. El gas refrigerante llega caliente de la cámara frigorífica y el compresor se encarga de elevar su presión. Una vez alcanzada la temperatura y presión adecuadas, el gas pasa al condensador en estado líquido. El calor que desprende pasa por las paredes del caño al aire gracias a las aletas que incorpora el condensador. Luego, el gas licuado llega a la válvula de expansión, donde pierde presión.

Así, cuando accede al evaporador, el gas ya está frío y no tiene presión, por lo que vuelve al estado gaseoso. El calor lo toma del caño de cobre, que se enfría y vuelve a coger energía calorífica del aire. La intervención del ventilador posibilita que este aire pase por el evaporador, con lo que se retira el calor de los productos almacenados. Este gas a altas temperaturas llega al compresor, con lo que se completa el circuito. Así, la operación continúa desarrollándose y enfriando el aire y los alimentos hasta alcanzar el frío óptimo. El ciclo se repite cuando aumenta en torno a un grado la temperatura fijada.

Si te gustó, compártelo!!
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *