Registro de los equipos que utilizan el R22

refrigerante r22

Una de las normas que establece el Reglamento del Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero y que recogemos en el blog de Igloo Refrigeración es la obligatoriedad para los fabricantes, los importadores, los adquirientes intracomunitarios, los revendedores y los gestores de residuos, entre otras personas, de inscribirse en el registro territorial de la oficina gestora. Esta última entidad es la unidad de la Agencia Estatal de Administración Tributaria competente en lo relativo a la gestión del Impuesto sobre los Gases Fluorados de Efecto Invernadero.

Así, la normativa que acaba de aprobar el Gobierno de España obliga a la inscripción en el registro correspondiente a la demarcación en la que esté instalado el establecimiento donde desarrollen su actividad los agentes antes enumerados. O, en su defecto, donde esté ubicado su domicilio fiscal. Con norma general, las personas u organismos que tengan que acudir al registro territorial también deberán estar dados de alta en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores.

Los afectados por esta disposición deberán presentar ante la oficina gestora una solicitud en la que consten los datos identificativos del solicitante (nombre, apellidos, domicilio fiscal…) y la dirección donde se encuentre localizado su establecimiento. Este documento tendrá que estar acompañado por una breve memoria descriptiva del trabajo que va a desempeñar en relación con la inscripción que se pide. Además, los solicitantes deberán presentar la documentación acreditativa de la capacitación referida a los productos objeto del impuesto.

Si la documentación cumple los preceptos establecidos, la oficina gestora procederá a la inscripción en el registro territorial. Una vez realizado este trámite, los interesados recibirán una tarjeta acreditativa de ello, en la que aparecerá el Código de Actividad de los Gases Fluorados (CAF), que tendrá que consignarse en las autoliquidaciones y declaraciones recapitulativas de operaciones con estas sustancias presentadas, así como en las facturas relacionadas.

El CAF identifica la actividad de los obligados tributarios por este impuesto y el establecimiento en el que se ejerce la misma. Si en mismo lugar se realizan diversas actuaciones, contará con tantos códigos como actividades se desarrollen allí. Lo mismo sucede si una persona o entidad realiza su trabajo en distintos establecimientos.

Si te gustó, compártelo!!
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *