Sistemas de enfriamiento en instalaciones frigoríficas

cámaras frigoríficas

A la hora de colocar un equipo frigorífico en cualquier instalación se deben tener en cuenta numerosos aspectos sobre la construcción que los albergará y las condiciones del lugar donde se instalarán, de este modo garantizamos el óptimo rendimiento de estos equipos frigoríficos. Desde Igloo Refrigeración queremos destacar los siguientes factores que se deberán valorar, de forma previa a la instalación del equipo frigorífico:

  • La estructura del edificio
  • Qué tipo de aislamiento térmico se emplea en la construcción
  • Datos meteorológicos del lugar donde se emplazan las instalaciones
  • Temperaturas necesarias para mantener los productos en condiciones óptimas
  • Qué tipo de manipulación de mercancías se va a realizar

En cuanto a la diversidad de sistemas de enfriamiento, se pueden clasificar en función de los objetivos y necesidades que presente cada instalación frigorífica. Atendiendo a datos como:

  • El balance frigorífico necesario diario. Se trata del cálculo que se obtiene mediante la suma de los balances individuales relativos a diferentes parámetros en función de las entradas de calor que tienen lugar a través de los cerramientos de las instalaciones, las que se producen por la filtración de aire cuando se produce la apertura de las puertas, así como otras cuestiones térmicas relacionadas con sistemas de ventilación, manipulación, iluminación, entre muchas otras. En definitiva, estudiar todos los factores que pueden influir a nivel térmico para alcanzar y mantener la temperatura deseada en el interior de la instalación frigorífica o lo que es lo mismo, la temperatura que garantiza la correcta conservación de los productos que la cámara alberga en su interior.
  • La potencia frigorífica que será necesaria. Este parámetro expresado en kW se establece en función de la relación entre el balance idóneo diario y el número de horas que la instalación frigorífica está en funcionamiento cada día. El tiempo de funcionamiento dependerá de cuestiones como el tiempo necesario para que los equipos frigoríficos alcancen las temperaturas deseadas. También, será necesario valorar los consumos que se producen por la acción de parada e inicio de la actividad que realiza la máquina frigorífica.
  • El tipo de fluido frigorígeno que se elegirá o las necesidades específicas de refrigeración. Para la elección de estos agentes se deberá tener en cuenta el Protocolo de Montreal, que prohíbe el uso de ciertos fluidos, implantando en su sustitución otros fluidos como: HFC 134a, HCFC22, HCFC 125, R-717 o amoníaco.
Si te gustó, compártelo!!
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *