Archivo de la etiqueta: equipo frigorifico

Sistemas de enfriamiento en instalaciones frigoríficas

cámaras frigoríficas

A la hora de colocar un equipo frigorífico en cualquier instalación se deben tener en cuenta numerosos aspectos sobre la construcción que los albergará y las condiciones del lugar donde se instalarán, de este modo garantizamos el óptimo rendimiento de estos equipos frigoríficos. Desde Igloo Refrigeración queremos destacar los siguientes factores que se deberán valorar, de forma previa a la instalación del equipo frigorífico:

  • La estructura del edificio
  • Qué tipo de aislamiento térmico se emplea en la construcción
  • Datos meteorológicos del lugar donde se emplazan las instalaciones
  • Temperaturas necesarias para mantener los productos en condiciones óptimas
  • Qué tipo de manipulación de mercancías se va a realizar

En cuanto a la diversidad de sistemas de enfriamiento, se pueden clasificar en función de los objetivos y necesidades que presente cada instalación frigorífica. Atendiendo a datos como:

  • El balance frigorífico necesario diario. Se trata del cálculo que se obtiene mediante la suma de los balances individuales relativos a diferentes parámetros en función de las entradas de calor que tienen lugar a través de los cerramientos de las instalaciones, las que se producen por la filtración de aire cuando se produce la apertura de las puertas, así como otras cuestiones térmicas relacionadas con sistemas de ventilación, manipulación, iluminación, entre muchas otras. En definitiva, estudiar todos los factores que pueden influir a nivel térmico para alcanzar y mantener la temperatura deseada en el interior de la instalación frigorífica o lo que es lo mismo, la temperatura que garantiza la correcta conservación de los productos que la cámara alberga en su interior.
  • La potencia frigorífica que será necesaria. Este parámetro expresado en kW se establece en función de la relación entre el balance idóneo diario y el número de horas que la instalación frigorífica está en funcionamiento cada día. El tiempo de funcionamiento dependerá de cuestiones como el tiempo necesario para que los equipos frigoríficos alcancen las temperaturas deseadas. También, será necesario valorar los consumos que se producen por la acción de parada e inicio de la actividad que realiza la máquina frigorífica.
  • El tipo de fluido frigorígeno que se elegirá o las necesidades específicas de refrigeración. Para la elección de estos agentes se deberá tener en cuenta el Protocolo de Montreal, que prohíbe el uso de ciertos fluidos, implantando en su sustitución otros fluidos como: HFC 134a, HCFC22, HCFC 125, R-717 o amoníaco.
Share

Cómo diseñar un almacén frigorífico

almacén refrigeración

A la hora de diseñar un espacio frigorífico de almacenaje se debe atender a criterios relacionados con el posible uso de un almacén común, como por ejemplo cuánto espacio será necesario para la realización de maniobras en el interior del mismo, qué capacidad de almacenaje es necesario, etc. Evidentemente, no nos enfrentamos al diseño de un espacio de almacenaje al uso, sino que en este caso la estancia deberá permanecer a una temperatura establecida, generalmente más baja que la temperatura ambiente.

Por todo ello, además de los criterios habituales a la hora de diseñar un espacio de almacenaje en el proyecto deberán incluirse soluciones técnicas de refrigeración, que garanticen que el espacio estará debidamente acondicionado. Además de la elección de la solución más adecuada para cada caso, deberá especificarse en la redacción del proyecto el equipamiento necesario y como se realizará la instalación del mismo.

Obviamente, el proyecto deberá recoger los objetivos esperados en cuanto al uso del almacén frigorífico. También deberá reflejar  las condiciones ambientales que se esperan en el lugar donde se ubicará este espacio de refrigeración. Este tipo de cámaras frigoríficas pueden ser aisladas, en cuyo caso se deberá atender a cuestiones como qué tipos de revestimientos se van a utilizar o la altura interior que deberá presentar el espacio refrigerado en sus diferentes partes, entre muchas otras cuestiones. Cuando el almacén frigorífico sea de tipo industrial se deberá recopilar información más precisa sobre el tipo de explotación que se va a realizar del mismo.

Otro aspecto de interés en el diseño de un almacén frigorífico es tener en cuenta las situaciones límite que pueden tener lugar, como por ejemplo la entrada máxima de mercancía en un día muy caluroso. La solución elegida para refrigerar el espacio deberá ser capaz de mantener el almacén en unas condiciones óptimas de temperatura, que garanticen el correcto mantenimiento de la mercancía.

Cuando se han tenido en cuenta todos estos aspectos, el proyecto deberá señalar cuestiones técnicas específicas que garantizarán el correcto funcionamiento del espacio refrigerado. Hablamos de indicar datos de interés como el balance térmico diario, la distribución de los compresores de refrigeración o los niveles de potencia necesarios. Si necesitas sistemas de refrigeración o cámaras frigoríficas a medida no dudes en contactar con nosotros. En Igloo Refrigeración te ofrecemos las mejores soluciones de refrigeración para tu negocio.

Share

Claves para optimizar una cámara frigorífica de conservación

camaras frigorificas de conservacion

Una cámara frigorífica de conservación puede tener una larga vida útil si se le aplican las medidas de mantenimiento y utilización adecuadas. No basta con tener un equipamiento de calidad, hay que cuidarlo correctamente para optimizar al máximo su rendimiento. Como especialistas en frío industrial, en Igloo Refrigeración vamos a ofrecer una serie de pautas en este post para que los usuarios consigan el buen funcionamiento de su cámara.

Mantener la cadena de frío es fundamental para evitar que los agentes patógenos proliferen en los alimentos que hay que conservar. Para impedir el crecimiento de estos microorganismos es necesario tener en cuenta dos aspectos: el tiempo y la temperatura. Durante la fase de refrigeración, los productos deben mantenerse a una temperatura de entre dos y cinco grados centígrados. En ningún caso, deben  superar los ocho, ya que a partir de ahí los hongos y las bacterias empezarían a reproducirse.

Por otro lado, es vital controlar el tiempo que permanecen los alimentos dentro de las cámaras frigoríficas de conservación. No debe prolongarse el período máximo aconsejable para cada tipo de producto. Y es que la humedad es un factor que propicia el crecimiento de microorganismos. Por lo tanto, hay que evitar que encuentren una atmósfera favorable para multiplicarse. Un síntoma de la proliferación de agentes patógenos es el mal olor que desprenden algunos alimentos.

Por este motivo, las tareas de desodorización y desinfección se realizan, en muchas ocasiones, al mismo tiempo en estas cámaras. En la actualidad, uno de los sistemas más eficaces para llevar a cabo estas labores es el basado en la aplicación de ozono. Independientemente del método utilizado, estas instalaciones deben higienizarse siempre que queden vacías. Para que los alimentos se conserven en buenas condiciones también es imprescindible realizar las entradas y salidas de las cámaras lo más rápido posible.

Vigilar que el producto se encuentre a la temperatura adecuada a la hora de introducirlo en el recinto también es un factor relevante. Comprobar el estado de los alimentos con cierta periodicidad para retirar los que estén deteriorados contribuye a optimizar el funcionamiento de la cámara, así como almacenarlos de tal forma que el aire pueda circular libremente entre ellos.

Share

Características de los compresores frigoríficos

camaras frigorificas

El compresor frigorífico es una pieza fundamental del sistema de refrigeración, puesto que su función es la de mover el líquido refrigerante. Es el motor que permite poner en marcha todo el circuito, que también está formado por el condensador y el evaporador. En la actualidad, los dos tipos de compresores más utilizados en el sector del frío industrial son el alternativo y el rotativo de tornillo. El primero de ellos tiene ventajas importantes, como el hecho de que su precio puede llegar a ser la mitad del que alcanzan los compresores de tornillo.

Asimismo, su mantenimiento tiene que realizarse de forma habitual, pero no entraña una gran complejidad. Según profesionales del sector, hay que llevar a cabo estas labores cada 10.000 horas, aproximadamente. Esta estimación puede variar en función de la potencia del compresor y de la marca que lo haya fabricado. En líneas generales, puede decirse que los aparatos que cuentan con una potencia menor requieren operaciones de mantenimiento a plazos más largos. Por estas cualidades, los compresores alternativos son los más empleados en el frío comercial.

Respecto a los compresores rotativos de tornillo, en su momento supusieron una gran innovación en el mercado de la refrigeración. Es el dispositivo más utilizado en los volúmenes superiores a 400 m3/h. Entre sus ventajas primordiales está el menor grado de mantenimiento que precisa. Por este motivo y por su capacidad, es el que más se emplea en la refrigeración industrial. Asimismo, esta clase de compresores incluye menos partes móviles. Éste es un punto a su favor frente a los compresores alternativos, ya que al contar con menos piezas tiene menos probabilidades de experimentar fallos y averías.

En Igloo Refrigeración recomendamos a las personas que necesiten un compresor que seleccionen un modelo que les ofrezca una alta fiabilidad mecánica y un adecuado rendimiento energético. Todos los compresores frigoríficos que ponemos a disposición de nuestros clientes ofrecen un buen resultado desde el punto de vista técnico y, además, optimizan el gasto de energía. Si necesita asesoramiento, contamos con un equipo de profesionales a su disposición para ayudarle a elegir el equipo que mejor se adapte a sus necesidades.

Share

Cómo funciona una cámara frigorífica

camara frigorifica

Aunque a algunos les resultará chocante, una cámara frigorífica no enfría. El proceso por el que los alimentos se mantienen en óptimas condiciones se basa en la extracción de las calorías que contienen. O, lo que es lo mismo, el sistema de refrigeración saca la  energía convertida en calor que almacenan los productos introducidos en estos recintos. ¿Cómo lo hace? En Igloo Refrigeración se lo explicamos. La respuesta está en el evaporador, el dispositivo en el que se produce la transferencia de energía térmica desde los alimentos hacia el líquido refrigerante que se mueve por el interior del circuito.

Durante este proceso, el fluido pasa de estado líquido a gaseoso. Además del evaporador, un equipo de refrigeración instalado en una cámara incluye otros componentes. Es el caso del compresor de gas, que funciona gracias a la acción de un motor eléctrico. Se trata de una pieza fundamental para el funcionamiento del mecanismo, ya que es el que permite que todas las partes se accionen. Por otro lado, está el condensador, un intercambiador de calor que incorpora un caño en forma  ondulada.

Además, está la válvula de expansión. Todos estos elementos están conectados por un sistema de caños de cobre, que conforman un circuito cerrado. El gas refrigerante llega caliente de la cámara frigorífica y el compresor se encarga de elevar su presión. Una vez alcanzada la temperatura y presión adecuadas, el gas pasa al condensador en estado líquido. El calor que desprende pasa por las paredes del caño al aire gracias a las aletas que incorpora el condensador. Luego, el gas licuado llega a la válvula de expansión, donde pierde presión.

Así, cuando accede al evaporador, el gas ya está frío y no tiene presión, por lo que vuelve al estado gaseoso. El calor lo toma del caño de cobre, que se enfría y vuelve a coger energía calorífica del aire. La intervención del ventilador posibilita que este aire pase por el evaporador, con lo que se retira el calor de los productos almacenados. Este gas a altas temperaturas llega al compresor, con lo que se completa el circuito. Así, la operación continúa desarrollándose y enfriando el aire y los alimentos hasta alcanzar el frío óptimo. El ciclo se repite cuando aumenta en torno a un grado la temperatura fijada.

Share

Acceda al precio de su camara frigorifica al instante

En Igloo Refrigeración ponemos a su disposición una novedosa herramienta para que calcule el presupuesto online que le costaría adquirir la cámara frigorífica que está buscando. Ya sea para hostelería, carnicería o cualquier otro sector, le suministramos su pedido con equipo frigorífico compacto tipo mochila, equipo compacto de techo y monoblocks o unidad condensadora remota.

En  nuestra web, encontrará una pestaña que le llevará directamente a la aplicación para calcular un presupuesto. A continuación, le detallamos los pasos que tiene que seguir:

1º- Seleccione la temperatura que va a tener en el recinto

Le damos dos opciones: cámara frigorífica de conservación (de 0 a 5 grados centígrados) y cámara frigorífica de congelación (de -18 a -20 grados). Señale la que se adapta a tus necesidades y pulse el botón de continuar.

 

camaras frigorificas

 

2º- Elija el espesor de panel

Tiene tres modalidades para elegir: de 60, 80 y 100 milímetros.

 

camaras frigorificas

 

3º- Indique las dimensiones de su cámara frigorífica en metros

En este apartado, tiene que introducir el largo, el ancho y la altura interior de la cámara que busca. Además, es necesario marcar si quiere que esté dotada con suelo aislado.

 

camaras frigorificas

 

4º- Tipo de puerta

Las puertas de su cámara frigorífica pueden ser pivotantes o correderas. Seleccione la opción que desee y las dimensiones.

 

camaras frigorificas

 

5º- ¿Requiere usted además del recinto, el equipo frigorífico para esta cámara frigorífica?

Es la pregunta que le aparecerá en pantalla. Si la respuesta es negativa, bastará con que pulse el botón de seleccionar y aparecerá en pantalla el modelo que se ajusta a las características indicadas.

 

camaras frigorificas

 

En caso afirmativo, tendrá que elegir el equipo frigorífico que encaje mejor con sus necesidades.

 

camaras frigorificas

 

Luego y tras pulsar el botón de seleccionar, la pantalla mostrará el producto indicado según las especificaciones introducidas en la calculadora de presupuesto online.

 

camaras frigorificas

 

Si no encuentra las dimensiones adecuadas entre las estándares que le proponemos, puede contactar con nosotros. En Igloo Refrigeración, también fabricamos cámaras frigoríficas a medida y rehabilitamos las que estén deterioradas por el uso.

Share