Archivo de la etiqueta: importancia del vacío

¿Por qué es necesario hacer vacío?

manómetro

De manera ineludible, siempre que concluye el montaje de una instalación frigorífica es necesario llevar a cabo la función de vacío. Que también será necesaria después de realizar cualquier trabajo de mantenimiento que conlleve un contacto entre el interior de la instalación y el aire exterior. Podemos explicar la tarea de hacer vacío como la extracción del interior de la instalación tanto del aire como de la humedad. La humedad resultante proviene del aire que se encuentra almacenado dentro de la instalación, así como de aquellos componentes propios de la instalación que durante el proceso de transporte, almacenaje y montaje hayan sufrido algún tipo de hidratación.

Desde AACORE REFRIGERATION queremos poner en valor los motivos por los que es esencial realizar la función de vacío en las instalaciones frigoríficas:

  • El aire se acumula en el condensador, pero no se trata de un gas condensable, por lo que puede suponer un aumento en la presión de condensación que puede desencadenar una disminución importante del rendimiento del compresor.
  • La humedad supone riesgo de formación de hielo que pueden taponar las zonas frías.
  • Además, la humedad supone riesgo de aparición de corrosión en el interior de la instalación.
  • La humedad puede dañar el refrigerante o aceite en cuyo caso se formarán ácidos corrosivos.

En cuanto al equipo necesario para realizar las tareas de vacío de la instalación frigorífica podemos destacar los siguientes elementos:

  • Vacuómetro: Es la herramienta fundamental, ya que mide con gran precisión las presiones inferiores a la presión atmosférica, vacío.
  • Juego de mangueras para conectar a la instalación: Evidentemente, los racores deberán ser compatibles con los que presenta la instalación frigorífica.
  • Bomba de vacío de servicio frigorista: El tamaño de la misma dependerá del tipo de instalación frigorífica con la que trabajemos.

Este sencillo procedimiento de vacío favorece la posibilidad de alargar la vida útil de los elementos que componen la instalación frigorífica. Además, previene la formación de hielo en el interior de la instalación, que podría ocasionar problemas o tapones. El hielo que se acumula en zonas de especial relevancia para la creación de frío, supondrá un descenso importante en el rendimiento de los aparatos de refrigeración.

Share