Archivo de la etiqueta: camaras frigorificas congelacion

CO2 como refrigerante

cambio climático

El refrigerante CO2, técnicamente conocido como gas R744, se erige como alternativa en el mercado de la refrigeración industrial y comercial, dada su gran versatilidad. Además se trata de un producto que se encuentra en la naturaleza en un porcentaje cercano al 0,04%. Este fluido en estado gaseoso no es inflamable ni tóxico, precisamente por estas cualidades el CO2  se está posicionando como una gran alternativa de refrigeración.

Desde Igloo Refrigeración queremos destacar que el uso del gas refrigerante CO2 comenzó a emplearse en el año 1850, cuando Alexander Twining lo empleo en el desarrollo de una nueva patente. Más tarde, Thaddeus S. C. Lowe, experimentó con las posibilidades de este gas para su empleo en globos de uso militar. Precisamente, Lowe ingenió una máquina de hielo en 1867 que usaba como refrigerante el CO2. A partir de entonces, el uso de este gas refrigerante se popularizó, incrementándose notablemente su uso hasta 1920. El éxito de este componente para su empleo en refrigeración se entiende desde el punto de vista de los bajos costes que suponía la obtención del CO2. Sin embargo, su uso comenzó a caer, hasta llegar casi a desaparecer del mercado sobre 1690.

En cualquier caso, la preocupación latente de la población por la conservación del medio ambiente hace que nos replanteemos de nuevo su utilización. Se han realizado pruebas en laboratorios y plantas industriales obteniendo grandes resultados, por lo que su uso se está extendiendo con plena seguridad en el sector de la refrigeración. Actualmente, el CO2 se utiliza indistintamente, tanto en pequeñas como en grandes instalaciones de refrigeración. Las características de este gas son muy adecuadas para el sector, ya que las presiones y temperaturas necesarias para la refrigeración pueden obtenerse de forma más económica. Algunas instalaciones de tamaño mediano, como los que podemos encontrar en los supermercados emplean CO2 como refrigerante.

En definitiva este gas se presenta como una gran alternativa de futuro al ser más respetuoso con el medio ambiente. El uso del CO2  en instalaciones frigoríficas no daña la capa de ozono. Consecuentemente, contribuye a reducir el cambio climático, siendo más eficiente energéticamente hablando. Factor de gran importancia, pues la función de refrigeración puede suponer más de la mitad del consumo energético total que se realiza en un supermercado.

Share

Mantenimiento de cámaras frigoríficas

mantenimiento

Las tareas de mantenimiento son de gran relevancia para el correcto funcionamiento de los equipos frigoríficos. Dichas labores son indispensables para conseguir unas condiciones de salubridad adecuadas, así como mejorar la durabilidad de las cámaras frigoríficas. Desde Igloo Refrigeración queremos destacar una serie de elementos clave que deben ser objeto de una revisión más exhaustiva:

  • Paneles frigoríficos
  • Puertas frigoríficas
  • Válvulas equilibradoras de presión
  • Aislamiento de pavimentos

De manera general, los paneles frigoríficos cuentan con un revestimiento de pintura. Dada que la principal función de las cámaras frigoríficas es almacenar alimentos, debe llevarse a cabo una higiene adecuada de estos elementos que permita garantizar la calidad alimentaria. Evidentemente, es necesario tener en cuenta los componentes específicos que contiene el producto de limpieza que se vaya a utilizar.  Esto es así ya que un producto demasiado agresivo podría dañar el revestimiento del panel frigorífico, pero además el producto de limpieza seleccionado podría no ser compatible con la normativa sanitaria para el sector de la alimentación. Por otro lado, conviene tener en cuenta que no es recomendable el uso de agua en cámaras de congelación, ya que podrían crearse capas de hielo. En cualquier caso, si se observa cierto deterioro de los paneles frigoríficos será indispensable repararlos lo antes posible.

En cuanto al aislamiento del suelo es necesario verificar el sistema de ventilación, así como el flujo natural de ventilación, que permite evitar rasgaduras en la solera frigorífica. También, será vital cotejar el funcionamiento correcto de las resistencias eléctricas o la adecuada circulación de los fluidos. Finalmente, es recomendable instalar algún sistema de alarma por riesgo de congelación.

Las válvulas de presión pueden ser mecánicas o hidráulicas, en cualquier caso habrá que revisar el estado de las mismas. En el caso de las válvulas de presión mecánica se deberá atender al estado de las persianas. Por su parte, las válvulas de presión hidráulica requieren que se revise el nivel de líquido, así como la ausencia de obstrucción en el rebosadero.

En cuanto al estado de las puertas frigoríficas se deberá atender a diferentes aspectos:

  • Es importante mantener engrasados los cierres y herrajes de las mismas, pero también del correcto funcionamiento de los sistemas de seguridad.
  • Examinar el correcto funcionamiento de las manetas de la puerta, tanto exterior como interior. De este modo se evitara que alguna persona pueda quedar atrapada en el interior de la cámara frigorífica.
  • Revisar los burletes de las puertas, sustituyéndolas al menor indicio de rotura o falta de ajuste.
  • Asegurarse de que el revestimiento de la puerta no presenta mal estado.
  • Verificar el correcto funcionamiento de los sistemas de seguridad para detectar personas u objetos.
Share

Consejos para mejorar el consumo energético de los equipos de refrigeración

energía

Es evidente que de forma previa a la instalación de una cámara frigorífica se deberá realizar un estudio sobre el emplazamiento más adecuado para su ubicación. Sin olvidar dos aspectos fundamentales: que  deberá contar con un sistema de ventilación adecuado y que serán necesarias tareas periódicas de limpieza. Estos factores servirán para asegurar un funcionamiento adecuado del equipo frigorífico, pero también para optimizar su rendimiento reduciendo el consumo energético, lo cual se traduce un importante ahorro en las facturas.

La temperatura de condensación puede influir en el funcionamiento y potencia del compresor de las cámaras frigoríficas. De este modo, si dicha temperatura alcanza los 35ºC la capacidad del compresor se reduce un 20% y la potencia absorbida alcanza el 10%. Cuando la temperatura de condensación ronda los 45ºC la capacidad del compresor se reduce en un 40% y la potencia absorbida ronda el 15%. En este sentido, podemos señalar dos causas fundamentales para que se produzca un incremento en cuanto a la temperatura de condensación: la ubicación del equipo frigorífico y la presencia de suciedad en el condensador.

Si el condensador presenta suciedad, el agua o aire que circula en su interior encontrará mayor resistencia a su paso. Para evitar que este elemento se llene de suciedad, será necesario llevar a cabo un proceso de limpieza de forma periódica. En primer lugar, es necesario desconectar el equipo frigorífico, posteriormente se podrá insuflar aire a presión desde el interior del condensador hacia el exterior. También se podrá eliminar la suciedad del condensador con una brocha por la parte externa. Si se desea realizar un proceso de limpieza con agua, será necesario contratar a personal cualificado para evitar problemas posteriores en el funcionamiento del equipo frigorífico.

El aumento en la temperatura de condensación supone una reducción importante en la potencia del condensador, que se traduce en más horas de funcionamiento del compresor, con un incremento importante en el consumo energético. Del mismo modo que presentará una concentración mayor de hielo en el evaporador.

La localización del equipo frigorífico también es determinante para optimizar el consumo energético de la cámara frigorífica, por lo que desde Igloo Refrigeración te presentamos las siguientes recomendaciones para su ubicación:

  1. No instalarlos en lugares de difícil acceso o sin ventilación.
  2. Evitar que el sol incida de forma directa en el condensador.
  3. Tratar de que absorban aire fresco del exterior, expulsando a su vez el aire caliente que ya ha sido empleado.
  4. Tener en cuenta aquellos equipos frigoríficos que cuentan con un ventilador centrífugo, que permite expulsar el aire resultante de proceso de condensación al exterior.
Share

Sistemas de enfriamiento en instalaciones frigoríficas

cámaras frigoríficas

A la hora de colocar un equipo frigorífico en cualquier instalación se deben tener en cuenta numerosos aspectos sobre la construcción que los albergará y las condiciones del lugar donde se instalarán, de este modo garantizamos el óptimo rendimiento de estos equipos frigoríficos. Desde Igloo Refrigeración queremos destacar los siguientes factores que se deberán valorar, de forma previa a la instalación del equipo frigorífico:

  • La estructura del edificio
  • Qué tipo de aislamiento térmico se emplea en la construcción
  • Datos meteorológicos del lugar donde se emplazan las instalaciones
  • Temperaturas necesarias para mantener los productos en condiciones óptimas
  • Qué tipo de manipulación de mercancías se va a realizar

En cuanto a la diversidad de sistemas de enfriamiento, se pueden clasificar en función de los objetivos y necesidades que presente cada instalación frigorífica. Atendiendo a datos como:

  • El balance frigorífico necesario diario. Se trata del cálculo que se obtiene mediante la suma de los balances individuales relativos a diferentes parámetros en función de las entradas de calor que tienen lugar a través de los cerramientos de las instalaciones, las que se producen por la filtración de aire cuando se produce la apertura de las puertas, así como otras cuestiones térmicas relacionadas con sistemas de ventilación, manipulación, iluminación, entre muchas otras. En definitiva, estudiar todos los factores que pueden influir a nivel térmico para alcanzar y mantener la temperatura deseada en el interior de la instalación frigorífica o lo que es lo mismo, la temperatura que garantiza la correcta conservación de los productos que la cámara alberga en su interior.
  • La potencia frigorífica que será necesaria. Este parámetro expresado en kW se establece en función de la relación entre el balance idóneo diario y el número de horas que la instalación frigorífica está en funcionamiento cada día. El tiempo de funcionamiento dependerá de cuestiones como el tiempo necesario para que los equipos frigoríficos alcancen las temperaturas deseadas. También, será necesario valorar los consumos que se producen por la acción de parada e inicio de la actividad que realiza la máquina frigorífica.
  • El tipo de fluido frigorígeno que se elegirá o las necesidades específicas de refrigeración. Para la elección de estos agentes se deberá tener en cuenta el Protocolo de Montreal, que prohíbe el uso de ciertos fluidos, implantando en su sustitución otros fluidos como: HFC 134a, HCFC22, HCFC 125, R-717 o amoníaco.
Share

Cómo proteger una cámara frigorífica de un incendio

riesgo de incendio

El riesgo de que se produzca un incendio en una cámara frigorífica es real. Puede suceder y, por ello, los costes de un seguro que proteja nuestras instalaciones en estos casos es muy elevado. Aunque también es cierto que estos elevados precios favorecen que se realice un control más exhaustivo de prevención de riesgos, extremando al máximo las medidas de seguridad.

Existen diferentes puntos de control a tener en cuenta para prevenir un posible incendio, del mismo modo que es necesario elaborar un estudio para cuantificar los riesgos. Una de las principales cuestiones está relacionada con la construcción de cámaras frigoríficas. Hay que atender al tipo de materiales que se emplean en todos los elementos que constituyen el espacio refrigerado: techo, suelos, paramentos verticales, etc. También habrá que prestar atención al tipo de soportes que encontramos en el interior, si sustentan la construcción o si se han habilitado estanterías o mobiliario similar que pueda ocasionar daños mayores, por ejemplo en caso de derrumbe.

La localización de la cámara frigorífica también tiene cierta importancia, deberá valorarse si existe riesgo de que se desate un incendio tanto en algún piso inferior o superior o en alguna de las estancias colindantes. Algunos elementos como las puertas de la cámara de refrigeración pueden presentar algún sistema de cortafuego que ayude a minimizar los riesgos en caso de incendio y facilitar las tareas de extinción del mismo.

Uno de los mayores riesgos en la propagación de un incendio es que el fuego alcance la zona de máquinas, por lo que deben extremarse las precauciones contra los incendios en lo que a aparatos de refrigeración se refiere.

Otros elementos de control hacen referencia al tipo de vigilancia que puede llevarse a cabo en las cámaras frigoríficas, el número de personal que tiene acceso a la zona de refrigeración y el uso que se hace de las cámaras. Otro factor importante es establecer si el espacio almacena productos de diferente índole o si, por el contrario, se encarga de albergar siempre productos similares. Desde Igloo Refrigeración te recomendamos mantener tus instalaciones frigoríficas en el mejor estado posible, es importante retirar todos los desperdicios, de la misma manera que mantener el espacio limpio y ordenado. Con estos sencillos pasos tendremos unas instalaciones seguras y eficientes.

Share

Aislamiento térmico para pavimentos de cámaras frigoríficas

aislamiento térmico cámaras frigoríficas

Sin ninguna duda, un adecuado sistema de aislamiento térmico es fundamental para mejorar el rendimiento de una cámara frigorífica. Además, contribuye a realizar un consumo más respetuoso con el medio ambiente, alcanzando los objetivos deseados de eficiencia energética. Estas técnicas de aislamiento son igualmente válidas para cámaras de refrigeración o congelación.

En cualquier caso, no todas las cámaras frigoríficas de refrigeración incluirán elementos de aislamiento térmico en su suelo, pues las pérdidas térmicas en cámaras de temperatura positiva son realmente bajas. Por lo que los costes que suponen la instalación y adquisición de un buen sistema de aislamiento térmico hacen que dicha instalación pueda no ser rentable.

Las cámaras de congelación, deben incluir estos aislamientos de forma obligatoria, minimizando en gran medida los costes. Debemos tener en cuenta que cada vez que se abre una cámara de congelación sufre un importante impacto ante la diferencia de temperatura que hay entre el interior y el exterior de la misma. En los casos en los que el sistema de aislamiento no sea eficiente podría formarse hielo en la solera de la cámara, deteriorando incluso alguno de los componentes de la cámara. La reparación de estos componentes o de la cámara en sí misma, ya supondría un coste importante, pero además podrían darse fugas térmicas de consideración, que se traducirían en un importante incremento en la factura energética.

El método más popular para conseguir un óptimo aislamiento térmico del pavimento de una cámara frigorífica es instalar panales sándwich, con algún material aislante como el poliuretano en la parte central. De cualquier modo, los acabados del suelo de una cámara frigorífica dependerán del uso que vaya a realizarse de la misma. Por ejemplo, si se emplean sistemas de carga mecánica, es decir, mediante sistemas como carretillas elevadoras, deberemos elegir algún material que presente mayor resistencia y durabilidad.

Desde Igloo Refrigeración queremos enfatizar sobre la necesidad de aplicar sistemas de aislamiento térmico en el interior de las cámaras de refrigeración. Un aislamiento eficiente aumenta la resistencia al vapor y a la humedad en el interior de la cámara. Uno de sus principales beneficios es un descenso acusado en cuanto a la aparición de problemas de condensación.

Share

Zonas acristaladas en cámaras frigoríficas

zonas acristaladas cámaras frigoríficas

La instalación, de forma obligatoria, de zonas acristaladas en una cámara frigorífica dependerá del uso que hagamos del recinto de refrigeración. Hablamos de una cuestión regulada por la legislación europea, que es necesario tener en cuenta de forma previa a adquirir una cámara frigorífica. Generalmente, el uso de zonas acristaladas en los recintos frigoríficos se emplea en instalaciones donde alguna persona pueda realizar algún trabajo, permaneciendo un tiempo determinado en el interior del recinto.

Evidentemente, una cámara frigorífica  que cuenta con determinados espacios acristalados deberá presentar un correcto aislamiento térmico es estas zonas, para no paliar el correcto funcionamiento de los sistemas de refrigeración empleados. Uno de los principales usos de estas zonas acristaladas tiene que ver con la necesidad de exponer la mercancía que hay en el interior. De este modo, localizamos el producto deseado de forma previa a la apertura de la cámara, minimizando el tiempo que la misma permanece abierta.

Es necesario poner especial cuidado ante las zonas acristaladas en las cámaras frigoríficas, ya que fácilmente pueden surgir problemas de cálculo o una mala ejecución de estos acristalamientos, que contribuyen a mermar el óptimo funcionamiento de los espacios refrigerados. Evidentemente, debe trabajarse para que no se produzca condensación en las zonas acristaladas ni pérdida térmica. También es recomendable controlar la humedad en las estancias contiguas a la cámara frigorífica.

Cuando el uso de zonas acristaladas en las cámaras frigoríficas es necesario, habrá que atender a una serie de cuestiones fundamentales para evitar un mal funcionamiento del espacio de refrigeración. Por ejemplo, es adecuado emplear sistemas de doble acristalamiento que evita hasta en un 40% las fugas térmicas. A la hora de instalar zonas acristaladas se debe realizar un cálculo adecuado para que estas zonas no supongan un problema, ni mermen el buen funcionamiento de la cámara frigorífica. Siendo también necesario para evitar pérdidas térmicas y problemas de condensación. En cualquier caso, estas zonas acristaladas en ocasiones son necesarias y muy útiles como ya hemos visto.

En Igloo refrigeración ponemos a tu disposición diferentes sistemas de cámaras frigoríficas, con puertas o zonas acristaladas. Las mejores soluciones de refrigeración para garantizar un consumo energético adecuado y el mantenimiento de tus productos en las mejores condiciones.

 

Share

Cómo diseñar un almacén frigorífico

almacén refrigeración

A la hora de diseñar un espacio frigorífico de almacenaje se debe atender a criterios relacionados con el posible uso de un almacén común, como por ejemplo cuánto espacio será necesario para la realización de maniobras en el interior del mismo, qué capacidad de almacenaje es necesario, etc. Evidentemente, no nos enfrentamos al diseño de un espacio de almacenaje al uso, sino que en este caso la estancia deberá permanecer a una temperatura establecida, generalmente más baja que la temperatura ambiente.

Por todo ello, además de los criterios habituales a la hora de diseñar un espacio de almacenaje en el proyecto deberán incluirse soluciones técnicas de refrigeración, que garanticen que el espacio estará debidamente acondicionado. Además de la elección de la solución más adecuada para cada caso, deberá especificarse en la redacción del proyecto el equipamiento necesario y como se realizará la instalación del mismo.

Obviamente, el proyecto deberá recoger los objetivos esperados en cuanto al uso del almacén frigorífico. También deberá reflejar  las condiciones ambientales que se esperan en el lugar donde se ubicará este espacio de refrigeración. Este tipo de cámaras frigoríficas pueden ser aisladas, en cuyo caso se deberá atender a cuestiones como qué tipos de revestimientos se van a utilizar o la altura interior que deberá presentar el espacio refrigerado en sus diferentes partes, entre muchas otras cuestiones. Cuando el almacén frigorífico sea de tipo industrial se deberá recopilar información más precisa sobre el tipo de explotación que se va a realizar del mismo.

Otro aspecto de interés en el diseño de un almacén frigorífico es tener en cuenta las situaciones límite que pueden tener lugar, como por ejemplo la entrada máxima de mercancía en un día muy caluroso. La solución elegida para refrigerar el espacio deberá ser capaz de mantener el almacén en unas condiciones óptimas de temperatura, que garanticen el correcto mantenimiento de la mercancía.

Cuando se han tenido en cuenta todos estos aspectos, el proyecto deberá señalar cuestiones técnicas específicas que garantizarán el correcto funcionamiento del espacio refrigerado. Hablamos de indicar datos de interés como el balance térmico diario, la distribución de los compresores de refrigeración o los niveles de potencia necesarios. Si necesitas sistemas de refrigeración o cámaras frigoríficas a medida no dudes en contactar con nosotros. En Igloo Refrigeración te ofrecemos las mejores soluciones de refrigeración para tu negocio.

Share

Sistemas de refrigeración en las fábricas de hielo

hielos

Una máquina que se emplea para la fabricación de hielo se compone de elementos como: un sistema de refrigeración, carcasas, aislamiento y un sistema de alimentación de agua. Por lo tanto, estos aparatos funcionan, básicamente, mediante dos sistemas diferenciados, uno destinado a la refrigeración y otro cuyo objetivo es proporcionar el vapor de agua necesario para alcanzar dicha refrigeración.  En cuanto a la tipología de condensadores para estas máquinas pueden ser refrigerados por agua o por aire. Aunque los condensadores refrigerados por agua son más eficientes, lo cierto es que su uso es mínimo, pues originan un importante gasto de este bien tan preciado. En Igloo Refrigeración, desde nuestro servicio de frío industrial, queremos profundizar en los sistemas de refrigeración más adecuados para una planta industrial de fabricación de hielo.

Generalmente, estas fábricas de hielo funcionan  24 horas al día, factor que es necesario tener en cuenta a la hora de diseñar un sistema de refrigeración adecuado para este tipo de industrias. Un elemento primordial para los equipos específicos de las fábricas de hielo será que incluyan algún elemento de seguridad, que se ponga en marcha en caso de avería o mal funcionamiento. Este factor nos asegura que, aunque se produzca algún fallo cuando no se encuentre nadie en la planta, no habrá consecuencias negativas para la empresa. El mecanismo de control de estos sistemas deberá certificar que podrá reiniciarse de forma rápida y sencilla, una vez se haya solucionado la avería o problema detectado.

Entre los elementos de especial interés que componen un sistema de refrigeración para la fabricación de hielo destacamos:

  • Condensador: Como ya hemos visto, puede realizar su función siendo refrigerados por agua o por aire.
  • Evaporador: Suele estar constituido por tubos de cobre o acero inoxidable.
  • Intercambiadores de calor: Realizan su función entre la línea de succión y la línea de líquido.
  • Tuberías refrigerantes.
  • Compresor.

Desde Igloo Refrigeración queremos hacer hincapié en la importancia de minimizar al máximo el consumo energético. De este modo, estaremos siendo respetuosos con el medio ambiente y minimizando, además, los costes. Para conseguir este objetivo recomendamos la utilización de compresores más eficientes, reducir al máximo el consumo de agua y emplear la menor temperatura posible para el proceso de evaporación.

Share

Optimizar el uso de las cámaras frigoríficas de congelación: conservación de alimentos

camaras congelacion

Una cámara frigorífica de congelación es un equipamiento que nos permite ahorrar mucho tiempo y dinero. Desde el punto de vista de las empresas, contar con un buen sistema para mantener los alimentos congelados es fundamental para el negocio, tanto por razones de seguridad alimentaria como por cuestiones económicas y de organización. Hay muchos alimentos que pueden congelarse, pero son pocos los que pueden permanecer durante largos períodos dentro de la cámara de congelación sin perder propiedades relacionadas con el sabor y la textura.

Por supuesto, una vez que el alimento se ha descongelado, no debemos volver a someterlo otra vez al proceso de congelación, puesto que ya se ha roto la cadena de frío. El pan y la bollería pueden congelarse durante seis semanas, mientras que las carnes de ave y vacuno resisten hasta tres meses. No obstante, no es recomendable congelar fiambres ni embutidos.  Respecto al pescado, es bueno congelar determinadas especies, como la merluza, el salmón y el bacalao.

¿El motivo? Estos pescados pueden contener un parásito muy dañino para las personas, el anisakis, que resiste las altas temperaturas, por lo que no muere al ser cocinado. Pero no es inmune a las temperaturas bajo cero, por lo que la congelación aporta mayor seguridad en el consumo de pescado. Los productos lácteos tienen distintas capacidades para aguantar, en buen estado, en la cámara frigorífica de congelación. La leche y el yogur se cortan, por lo que no pueden congelarse, pero la mantequilla y numerosos quesos pueden permanecer varios meses congelados.

Por su parte, los huevos pueden congelarse, pero sin cáscara. Las frutas y las hortalizas soportan bien el proceso de congelación, con las excepciones de los tomates, los limones enteros, las lechugas y las coles. Estos alimentos no sólo pierden su textura, sino que pueden llegar a pudrirse. En Igloo Refrigeración, como expertos en cámaras frigoríficas, repasamos algunas pautas para optimizar el uso de estos equipos. En este sentido, es importante utilizar envases aptos para el congelador. Si son de plástico, éste tiene que tolerar las bajas temperaturas o podría romperse.

También hay que eliminar el aire retenido en los recipientes y envoltorios. Para evitar las quemaduras que puede producir el frío, es fundamental retirar el envase original de las carnes y envolverlas en papel de aluminio. Por último, etiquetar los alimentos y anotar la fecha de congelación con un rotulador indeleble nos ayudará a saber qué productos hay en la cámara y cuánto tiempo llevan ahí.

Share